¿Cuántos médicos de familia y comunidad trabajan en el medio rural en Uruguay?, ¿En qué departamentos?, ¿Cuáles son sus características y necesidades? Actualmente no existe información agrupada y analizada sobre la inserción y las características de la Medicina Familiar y Comunitaria en el ámbito rural en nuestro país.

Desde el Grupo de Trabajo Rural se viene trabajando en forma articulada con otros actores, con el objetivo de fortalecer la inserción de la especialidad en el ámbito rural. Es por ello que conversamos con Martín Olivera, uno de los coordinadores del grupo de trabajo MFyC en el ámbito rural de SUMEFAC, para conocer un poco más acerca de esta realidad.

Martín es asistente del Departamento de MFyC y desde 2010 trabaja en la UDA Santoral Rural, en la policlínica de San Bautista y Castellanos de ASSE, en el departamento de Canelones.

Martín Olivera, foto diario El Observador.

¿Por qué elegiste trabajar en el ámbito rural?

Es una elección de vida tomada en conjunto con mi compañera. Me siento cómodo con los tiempos y códigos culturales que son diferentes a los de las grandes ciudades.  Me gusta trabajar y vivir en contacto con la naturaleza lo más que pueda, lo entiendo como un espacio que genera salud y por eso lo elijo y lo promuevo. Sin embargo, esto viene siendo influenciado por el proceso de globalización, lo que ha determinado cambios en los modelos de explotación de los recursos naturales y a nivel de la estructura social del ámbito rural, generando a modo de ejemplo, una migración de población importante en los últimos tiempos del ámbito rural a las ciudades. Si a esto le sumamos los efectos del cambio climático que determinan cambios en la accesibilidad a los alimentos, estamos en un escenario donde la accesibilidad a los mismos se vea amenazada a mediano y largo plazo.  Por eso entiendo que trabajar como médico de familia y comunidad en el ámbito rural es una forma de militancia para promover nuevas formas de desarrollo sostenibles y desde una perspectiva ecológica, que impulse el cuidado del ecosistema y la vida en general, teniendo en la agenda de temas de salud a tratar, la seguridad alimentaria y el cuidado del ambiente, entre otros, además de los temas comunes que hacen al ejercicio de nuestra especialidad.

Actualmente trabajas en el municipio San Bautista ¿Cuáles son las características de la población que atienden y cuantos médicos de familia hay?

El municipio de San Bautista tiene entre 2000 a 2500 habitantes, siendo adulto y adulto mayor el rango etario más prevalente. Actualmente trabajamos dos médicos de familia desempeñando el cargo por ASSE, una médica titulada en medicina familiar y comunitaria y yo que realice la residencia. También hay dos prestadores privados de salud (COMECA y Círculo Católico) y en uno de ellos hay un médico que realizó la residencia en MFyC, pero ejerce como médico general y no como especialista.

¿Cuáles son las principales problemáticas que se les presentan a nivel de la atención de los pacientes?

Los principales problemas de salud tienen que ver con las enfermedades crónicas no transmisibles, problemáticas vinculadas a la salud mental (depresión, ansiedad, etc), de violencia intrafamiliar y de género, y afecciones vinculadas a las actividades laborales. También se abordan los problemas de salud agudos como infecciones respiratorias, digestivas, etc.

¿Y en lo que refiere a la comunicación y el trabajo con el resto de los médicos?

Si bien el uso de la historia electrónica ha mejorado en calidad en la atención de los pacientes, todavía hay que profundizar en el uso de un sistema de referencia-contrareferencia. Existe una centralidad hospitalaria culturalmente reproducida en el sistema de salud en la atención de los procesos de salud-enfermedad de las personas y sus familias, que va a llevar años cambiar. Si bien se ha trabajado en esto, aún falta profundizar.  Por eso apostamos a la conformación de equipos básicos de salud que puedan tener un territorio bajo su responsabilidad profesional y ahí desempeñar sus funciones en base a la estrategia de atención primaria y que las condiciones sean las adecuadas para ese desempeño.

¿Qué diferencias consideras que existen entre las UDAS rurales y las Urbanas? 

En las funciones básicamente no hay diferencias. Sin embargo, en la forma en cómo se hace y las características de éstas pueden ser diferentes. También es compleja la conformación de los equipos de las UDAS rurales, ya que no hay un estímulo para que los profesionales puedan afincarse y trabajar en el medio rural, como tampoco hay apoyo institucional para que los estudiantes puedan realizar las actividades en territorio, para las que deben de disponer de más tiempo de traslado que cuando se van a UDAS urbanas, y los costos son mayores también.

En lo que refiere a la especialidad en un aspecto más general, ¿Cuáles son los problemas o necesidades que tiene la MFyC en el ámbito rural actualmente?

La especialidad de MFyC debe desarrollarse en el medio rural si se quiere mejorar la calidad de atención de la salud de las personas de ese medio. Entendemos que se deben concretar más cargos de MFyC para el ámbito rural, pero no solo es necesario aumentar el número de médicos, es importante la conformación de los equipos básicos de salud. Para esto es necesario que se desarrollen políticas para la inserción  de los equipos de salud en el ámbito rural y que los mismos puedan capacitarse y seguir desarrollándose profesionalmente y en su vida personal, teniendo en cuenta no solo al técnico, sino también a su familia. Es necesario profundizar los cambios en el sistema de salud para lograr una mayor integralidad, así como la descentralización tanto en la gestión como en la asignación de recursos económicos para el ámbito rural. No se puede planificar y ejecutar acciones en los diferentes escenarios rurales desde un punto de vista centralizado – desde Montevideo- si se quiere mejorar la calidad de la atención de estas áreas.  Es necesario mejorar y generar convenios de complementación, que los prestadores privados de salud del interior del país integren en sus equipos más médicos de familia y comunidad y los reconozcan como especialidad médica. Realizar mejoras en los sistemas de referencia-contrareferencia y en el manejo de urgencias y emergencias en el ámbito rural, contar con programas de capacitación profesional continua adecuados al ámbito rural, realizar mejoras en las estructuras edilicias de los servicios o en equipamientos, así como en la infraestructura y logística para realizar las visitas domiciliarias en donde el tipo de camino y las distancias que se tienen que hacer son diferentes que el medio urbano.

En la pasada Asamblea General de SUMEFAC, se planteó la necesidad de contar con más información acerca de los médicos de familia que atienden en el ámbito rural en Uruguay. ¿Qué propuestas o acciones tienen previstas mejorar esto?  

Una de las líneas de trabajo es caracterizar cómo viene siendo la inserción de la Medicina Familiar y Comunitaria en el ámbito rural, tener idea de cuántos médicos de familia y comunidad trabajan en el medio rural, cómo es su actividad, qué características tienen, cuáles son las cosas para mejorar y/o potenciar, y sobre todo articular esa red de MFyC que ya existe y es muy rica. Hay personas profesionalmente capacitadas que son referentes a nivel nacional e internacional, y también muchos médicos jóvenes con impulso y ganas de mejorar las cosas. Desde esta perspectiva es necesario fortalecer la inserción de la especialidad en el ámbito rural para su óptimo desarrollo y es en ese sentido que estamos trabajando, articulando con diferentes actores como lo son el Departamento de MFyC de Facultad de Medicina, ASSE, SMU, SOMERUY, SUP y Gobiernos Municipales.

CategoryUncategorized
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2016 - Sumefac

   

Loading...